pestañas

2 may. 2011

Me siento un bicho raro

Me siento un bicho raro, por querer respetar los ritmos de mi peque, sus necesidades. Desde que nació el peque, mis suegros han intentado que quedemos a comer en un restaurante en repetidas ocasiones. Que si la celebración del 60 cumpleaños, que si mi cuñado aprueba una oposición, que si el santo de mi suegro y mi marido...cualquier excusa es buena. Y eso está muy bien, hay que salir y celebrar las cosas, pero hay que pensar que nosotros tenemos un niño pequeño.
Un niño de casi dos años que no aguanta sentado mas de media hora, siempre que mientras esté comiendo, y el resto del tiempo lo quiere coger todo, tirar del mantel, salir a la calle y dormir su siesta, por ejemplo. 

Mis suegros han conseguido que salieramos a comer fuera en dos ocasiones, una de ellas, despues de negarnos muchísimas veces porque el niño sufría los cólicos famosos de los que os hablé, se enteraron de que un día comimos en un VIP´s, (un día que haciendo unas compras el niño se quedó dormido y aprovechamos). Como ya habíamos comido fuera una vez, podíamos hacerlo más veces. Tendría dos meses o así, menos mal que era cerquita de casa y un día super tranquilo, estabamos solos en el restaurante, y el peque se quedó dormido las dos horas de la comida, cosa que yo no me esperaba, pero el pobre debía olerse que era mejor dormir.

El segundo día ya era un poco más mayor, pero aún no andaba. Le entretuvimos en el carro un rato, y luego estuvo entre los brazos de uno y de otros hasta que nos fuimos a casa. Terminó rendido y muy harto.

Ahora quieren que vayamos otra vez a comer fuera y yo me niego en rotundo. Hasta que el niño no tenga edad de estar un rato entretenido sentado en la mesa, pintando o jugando, y no tenga la necesidad de dormir sus siestas a medio dia no tengo necesidad de salir a comer fuera.
Alguna vez lo hemos hecho, el día que salimos al zoo, por ejemplo, y como podéis leer no se lo tomó nada bien. Creo recordar que algún otro día hemos comido fuera, pero sobre la marcha, un día que quizás se levantó tarde y estaba descansado, o en el restaurante había zona de juegos para que se pudiera mover libremente un rato...pero muy pocas veces...

La que mas se niega a estas salidas soy yo, el papi es partidario de salir, pero a la que casi siempre le toca dar de comer al peque y entretenerle es a mi, y más ahora que él solo cuenta con un brazo, aunque se maneja bastante bien, pero no está al 100%. Así que me siento un poco rara, como si fuera la "mala" que siempre pone pegas a todo, cuando lo que quiero es que entiendan que hay cosas que no se pueden hacer. ¿Qué tal una celebración en el campo? ¿o en un restaurante con zona de juegos? y ¿unas raciones en una terracita?

Creo que hay alternativas...

PD. Si conocéis algún restaurante con zona de juegos en Madrid (para menores de 3 años) por favor, dejadme un comentario, por si vuelve a surgir la posibilidad, tener un sitio preparado y que la cosa sea lo más leve posible...


12 comentarios:

  1. Yo soy de las tuyas, no hago ningún plan que implique alterar las rutinas del niño. Y no sólo por respetarle a él sino porque como intentes imponerle algo, el pollo que te monta es de órdago.

    Nosotros sí comemos fuera con él, de hecho ahora lo hacemos bastante a menudo. Vamos a sitios tipo Vips, donde hay mucho escándalo y te sirven rápido. El nene, mientras haya comida, ni se menea del asiento ni dice ni pío. Eso sí, en cuanto la comida se acaba hay que salir zumbando, la comida no puede durar más de una hora. A la vuelta en el coche se queda frito, de ahí le pasamos a su silla, de la silla a la cama y continúa su siesta perfectamente.

    Mis padres eran de invitarnos a comer todos los sábados. A buenos restaurantes, de esos donde los niños no son bien recibidos. Afortunadamente, pronto se dieron cuenta de que con mi hijo era imposible, en cada etapa por razones distintas, pero siempre ha sido muy muy complicado salir con él.

    Pienso que la familia tiene que entenderlo. Y si no, pues mira, que se cabreen si quieren, es su problema.

    ResponderEliminar
  2. Yo no iría, si eres tu la que tiene que estar atenta al niño y comer mal agusto... intenta que lo entiendan, ya vendran épocas de poder salir e ir a comer fuera con el peque, nosotros tampoco vamos...hasta que sepan comportarse algo, odio ir a un restaurante y que los niños anden a su bola y molestando a los demás, así que los míos o estan sentados a la mesa o comemos en casa...

    ResponderEliminar
  3. A mí lo que más me fastidia de estas cosas es eso de que como un día lo hicistéis es que se puede y ya nada de escusas.
    Nosotros no solemos salir a comer casi nunca, sólo alguna vez que hemos estado fuera todo el día, pero mis suegros son de los tocapelotas que se empeñan en quedar a partir de las 20h y como diga que nos tenemos que ir pronto empiezan que por una vez no pasa nada, que si tal día ya saben que llegamos más tarde,... si un día por lo que sea se nos hace tarde sé que vamos a tener bronca para cenar porque va a tener sueño y si esto sucede por mi culpa pues me fastidio y aguanto el chaparrón, lo que no tengo que hacer es aguantarlo por culpa de otros.
    A veces me pregunto que hacían ellos cuando sus hijos eran pequeños...

    ResponderEliminar
  4. El mío aguanta una horita o un pelín más cuando lo llevamos a algún sitio y se porta bastante bien, eso sí, tiene que tener su cochecito o algo para entretenerse (tiene 13 meses)y estar sentado en trona, en su carrito se aburre. Hace poco leí en el diario el mundo (o el país, no recuerdo) que a los sitos para comer donde hay entretenimientos para los niños les llaman "baby frindly" o "kids friendly". Acabo de hacer una búsqueda por google y encontré este blog donde cita algunos restaurants de madrid, te paso el link:

    http://www.coolbaby.es/blog/index.php/2011/02/restaurantes-en-madrid-para-ir-con-ninos/

    ResponderEliminar
  5. Nosotros vamos a comer a sitios tipo Vips que sabemos cuanto tardamos y vamos a horas a las que nos da tiempo volver a casa para su siesta. Otra cosa que hacemos es coger la comida y llevarla a casa cuando se nos antoja algo. Yo antes salía mucho a comer con mi padre a buenos restaurantes, ahora paso porque para la niña es un descontrol y nosotros tampoco disfrutamos así que, como en casa en ningún lado... Me parece que tu actitud es perfecta y si te tachan de aguafiestas y mala no te preocupes, pasa del tema no eres la única y además tu miras por el bienestar de tu peque... Un besazo

    ResponderEliminar
  6. Nosotros solemos ir o antes o después de su siesta. Pero a mi me ocurría lo mismo que a ti y como mi Bichito dormía poca siesta, la acostaba antes de ir a la comida. Pero ayer mismo la llevé sin dormirse la siesta y se durmió en el coche, una vez que llegamos allí ya no quiso más. Esta noche ha dormido del tirón 12:30 y de siesta 2:30, así que creo que en mi caso un día no pasa nada. Pero eso debe valorarlo cada uno y en cada situación

    ResponderEliminar
  7. Eso es según como te sientas mejor y te apañes. A mi también me ha pasado, celebrar un cumpleaños de un sobrino a las nueve de la noche !!! Y estar obligados a ir, y yo con una mala leche porque la peque estaba reventada. Claro que eso con mi familia no pasa porque digo que no y es que no y lo entienden pero con la otra familia es otro cantar, y si yo me quedo con la peque para que duerma es que soy una aguafiestas y una mal queda. Al final, prefiero ser una malqueda y hacer aquello con lo que me siento mejor :)

    ResponderEliminar
  8. Ufff, nosotros hasta que el peque hizo un año más o menos, sí que salímos a comer alguna vez por ahí (alguna vez, para mí es 3 ó 4 veces!!), porque se dormía fácilmene... Y últimamente sólo hemos salido a comer dos veces con los amigos, porque van con otros peques, y además a sitios donde tienen juegos o espacio al aire libre para jugar, eso sí, uno de los dos estamos con él...
    Yo si no te apetece no iría, explícaselo claramente, ya tendréis tiempo de ir.

    ResponderEliminar
  9. La verdad que es dificil la situación. Nosotros con las tortuguitas mayores no hemos tenido mucho problema, pero con la pequeña.... ultimamente cada vez que salimos nos la monta. Es imposible que se duerma en la silleta, parece que cuando ve movimiento debe pensar que a ver si se pierde algo...Pero esto mismo nos ocurre cuando vamos a comer a casa de los abuelos, alli tenemos cuna de viaje y no hay forma de que se duerma, hasta que llegamos al coche y casi antes de arrancarlo esta dormida. Pero claro, no salimos de casa?? Cuentaselo a las mayores...Es dificil hacer un plan para que esten contentas todas...

    ResponderEliminar
  10. De bicho raro nada, te comprendo perfectamente. Durante mucho tiempo yo ampoco salía con mi hijo. Aguantaba poco sentado, se ponía nervioso y se le pasaba su hora de siesta, hasta hace poco sagradísima. ¿Qué hice? Dejar de salir. Con el tiempo hemos vuelto a hacerlo. A los niños hay que respetarles sus tiempos, efectivamente.
    A veces es duro con familia o amigos que lo ven como tu, pero no compensa hacer algo que a tu hijo no le siente bien.

    ResponderEliminar
  11. Nosotros si llevamos al peque a comer fuera de vez en cuando, le llevamos sus coches y se entretiene más o menos, pero es cierto que las comidas que se alargan suelen terminar en desastre.
    Restaurantes en Madrid no se, pero en Navalcarnero podéis ir a las cuevas del principe que montan un castillo inchable y va una payasa (para niños un poco más mayores) y les hacen juegos, y la verdad es que está muy bien.
    http://www.lascuevasdelprincipe.es/index2.html

    ResponderEliminar
  12. La mía sí que no deja comer tranquilos; la ultima moda es que solo aguanta sentada 10 minutos: el resto de la comida la hace de pie, yendo y viniendo a por bocados o cucharadas. Supongo que es culpa nuestra, pero solo tiene 19 meses y quiero creer que es una etapa. Así que estoy contigo: los ritmos del pequeño son los que mandan y el que no lo entienda ajo y agua ;-)

    ResponderEliminar

Me encantaría saber que piensas, deja tu comentario!