pestañas

21 dic. 2010

Nos despedimos hasta los 4 años: Vacunas 18 meses

Pues sí, hoy le hemos puesto las vacunas de los 18 meses y ya nos despedimos de pinchazos hasta los 4 años, que descanso. Y eso que hoy solo ha sido un pinchazo, porque después de las vacunas de los 15 meses (4 pinchazos, uno en cada pierna y en cada brazo), ya iba yo con mas miedo que mi peque.

Y se ha portado genial, no se le ha escapado ni una lágrima,ni un quejido, me ha dejado alucinada. Se ha ido de allí tan contento, como si no hubiera pasado nada.

A mí esto de las vacunas no me convence mucho, sobre todo por el mercurio, que al parecer siguen usando como conservante en muchas vacunas, y que determinadas asociaciones que están en contra de las vacunaciones relacionan con el autismo y otras enfermedades neuronales. Empiezas a leer artículos en Internet y te mueres de miedo. Por ejemplo:


Las vacunas no me gustan, no me convencen al 100%, pero creo que con la salud no se juega y que si existen las vacunas es por algo. Debe ser que el "marketing del miedo" conmigo ha funcionado. Aunque no fue así con la Vacuna de la Gripe A (por cierto, este año no hay casos, con la que se montó el año pasado...), que fui al médico de cabecera y le dije que a mi me dejara tranquilita.

Y es que como para no tenerlas miedo, aún recuerdo los casos de las niñas Valencianas que estuvieron días ingresadas en la UCI como consecuencia de la vacuna del Virus del Papiloma Humano. Y leyendo ves que no sólo fueron esos casos, hubo más de 100 niñas afectadas por efectos secundarios de la vacuna.


Ante estas cosas prefiero cerrar los ojos y pensar que no todo es tan malo ni tan bueno como cuentan. Igual que un antibiótico o un antinflamatorio tiene efectos secundarios, no siempre visibles a primera vista, y se lo damos a nuestros peques sin pensarlo porque sabemos que les va a curar, con las vacunas pienso lo mismo, tienen efectos secundarios, no siempre claros, pero si no se las pongo puede coger la enfermedad.

Menos mal que por otro lado hay puntos de vista optimista que desmitifican las falsedades de las vacunas, como este artículo de Carlos González, "Vacunas, cosas que se dicen y no son ciertas".
Después de leer esto una se queda más tranquila...

10 comentarios:

  1. Yo soy totalmente pro-vacunas, creo que hacen mucho bien. Que pueden tener efectos secundarios, pues sí, igual que los medicamentos. Pero la gente que dice que no le gusta tomar pastillas es porque realmente no sabe lo que es estar fastidiado, pues con esto igual. Yo me abracé a la vacuna de la gripe A con todas mis fuerzas y si volviera atrás creo que haría lo mismo.

    Nosotros tendremos las vacunas de los 15 meses a principios de enero, no iba yo con la idea de que fueran 4 pinchazos... porque además tengo que ir sola, ya veremos cómo salgo de allí!.

    ResponderEliminar
  2. Yo también estoy con mama contra corriente, prefiero ponérselas.

    ResponderEliminar
  3. Con lo miedosa que soy yo para las vacunas... prefiero no leer nada JAJAJAJAJAJA
    besitos

    ResponderEliminar
  4. Yo también soy pro-vacunas. De hecho, a mi hijo le puse dos que no entraban en el calendario de la Seguridad Social, la de la meningitis y la de la varicela y con la nena haré lo mismo (aunque creo que la de la meningitis ya entra en el calendario oficial, no?)

    ResponderEliminar
  5. yo a los mios le pongo todas,se escuchan muchas cosas pero son buenas para no pillar enfermedades,lo diferente que es de una comunidad a otra aqui es a los 15 meses y luego a los 3 años

    ResponderEliminar
  6. Las de los 15 meses fueron 4 porque adelantaron la del neumococo en la comunidad de madrid, seguramente haya algún brote y por eso la adelantaron, así que a los 18 meses al menos sólo es uno.
    Lo de la vacuna del papiloma es una de esas que yo no pondría salvo que la modifiquen, de echo no la recomiendan ni los médicos.

    ResponderEliminar
  7. Mamá cc, llámame desconfiada, pero yo hasta que no compruebo que la vacuna está probadisima, no confío. Además, luego ni hubo gripe A ni nada, yo creo que fue un cuento chino...

    Cartafol, yo le he puesto todas, pero la verdad que lees cada cosa que da miedo.

    Sariita, sí, mejor no leas.

    LAKY depende de la Comunidad Autónoma. En Madrid sí. La única que no está incluida es la del Rotavirus.

    M@rt@ cada Comunidad es un mundo, en unas está incluida una vacunas en otras no...esto es España, ya sabes...

    Mis Chicos y yo, pues no sabía que fue por eso, y eso que se las pongo en el centro de vacunación de Madrid, que se supone que es donde tienen la información de primera mano (no me dijeron nada). El caso es que ahora nos hemos ahorrado un pinchacito, y tan contentos que estamos.

    ResponderEliminar
  8. Bueno, no sé si fue o no un cuento chino, pero si tu hubieras pasado lo que yo pasé, seguro que lo hubieras visto de otra forma.

    ResponderEliminar
  9. Seguramente no me haya visto en la necesidad, es cierto, y espero no tener que verme nunca. Siento que en tu caso no fuera así.

    ResponderEliminar
  10. Buenos días,

    Gracias a las vacunas se llevan evitando muchas enfermedades mortales desde hace muchos años (vamos, desde que el Sr. Pasteur las descubrió).

    Dicho esto, es cierto que como cualquier cosa que hace el ser humano, está sujeto al error (por ejemplo, si no se ha tenido algo en cuenta algún efecto secundario, o se ha contaminado durante el transporte o almacenaje). Pero se suelen tomar muchas precauciones con estas cosas, así que el riesgo de estos errores es bajísimo.

    Precisamente cuando en un grupo de gente se vacunan casi todos, es muy difícil que se produzcan nuevos contagios y por ello la enfermedad llega casi a extinguirse (es lo que se llama "inmunidad de grupo").

    Ahora bien, si la gente deja de vacunarse, pueden reaparecer enfermedades que estaban casi desaparecidas. Por ejemplo, si un niño que no esté vacunado de la rubeola coge por la razón que sea el virus de la rubeola, o la varicela, a lo mejor a él no le hace nada, pero si pasa cerca de una embarazada y el niño se lo pega a ella... pues puedes hasta poner en riesgo al feto. O a un bebé de pocos meses, si todavía no le ha llegado la fecha de la primera vacuna.

    Las reticencias que hay en contra de las vacunas están desgraciadamente poco fundadas. Y también desgraciadamente, este temor poco fundado, puede tener unas consecuencias terribles. Si una fracción de la población deja de vacunar a sus hijos, se perderá esta inmunidad de grupo: el virus tendrá más posibilidades de encontrar organismos donde prosperar y contagiar a otros, y recordemos que el riesgo no será para los niños o adultos que ya estén vacunados o tengan las fuerzas para resistir una infección como la varicela o el sarampión (o la que queráis), sino para embarazadas, fetos, bebés...

    Está claro que las farmacéuticas tienen muchos intereses y que a veces los gobiernos se han dejado llevar por el "pánico", como quizá pasó con la Gripe A, pero recordemos que esto de las vacunas se inventó hace más de 100 años, cuando no había tantos intereses, y la cosa se probó científicamente...

    En fin, otro punto de vista... os deseo mucha salud a vosotr@s y vuestras familias :)

    ResponderEliminar

Me encantaría saber que piensas, deja tu comentario!