pestañas

13 feb. 2011

Afianzando su personalidad

Hemos empezado una nueva etapa, está afianzando su personalidad, sacando su carácter. Poco a poco ha ido dando muestras de lo que quiere y lo que no quiere, lo que le gusta, lo que no le gusta, el efecto de decir "sí" o "no", y estamos sufriendo las consecuencias. Cada vez es más evidente, llegando incluso a hacerlo continuamente, llevando la contraria en todo, por lo que hay días que llego al agotamiento total y absoluto.

Estoy saturada. Todo es una pelea, una lucha, nos levantamos y no quiere cambiarse el pañal, no quiere vestirse, desayunar sí, menos mal, ¡un respiro!, luego a jugar, si hago la cama, él quiere subirse a ella y jugar, si entro en el baño, abrir el grifo o los cajones y sacar todas las cosas, si me bajo a desayunar, quiere estar conmigo, si me siento, que me levante a cogerle un puzzle, si vamos a comer, hay que convencerle para sentarse en la trona, otra vez vuelta a empezar para cambiarle el pañal o ponerle el pijama, convencerle de que vamos a dormir y contarle mil cuentos y canciones para dormirle! ¡No hay ni un respiro! Bueno sí, este ratito en el que duerme la siesta...ufff...

Si le dices que ahí no entre, tiene que entrar, y si no le dejas, se enrabieta, así que intento rápidamente pensar en algo que le guste, antes de que sea demasiado tarde y no me escuche. Pero no siempre funciona...

Y no consigues que juegue con algo más de un minuto seguido. Es coger una cosa, y rápidamente cambiar a otra, luego la suelta y se va corriendo, vuelve, coge otra cosa, la tira, casi creo que se aburre el pobre, que nada le entretiene, por eso vamos al parque todo lo que podemos. Allí parece que se centra más, quizás porque están los juguetes de los demás niños, todos nuevos...Porque es cierto, parece que todo tiene que ser una novedad, se aburren enseguida

Cuando era bebé tuvimos que adaptarnos a su inquietud, a su alta demanda, establecer unos ritmos constantes, estables, mucha rutina. Ahora nos toca una nueva etapa, y no sé que me voy a inventar, quiero hacerlo bien y no estallar cada dos por tres. De momento he adelgazado, no hay mal que por bien no venga...

Hay ratos en los que me siento muy mal conmigo misma, porque estoy cansada y no me apetece estar con él, estoy deseando que llegue su padre de trabajar para que me releve, aunque sea para hacer la cena y así despejarme un poco. Y sé que en unas semanas estaré echandole de menos muchísimo, porque volveré a estudiar y no podré verle todo el día...

Necesito recargar las pilas...


13 comentarios:

  1. Te entiendo perfectamente. Yo también pasé por una etapa similar con mi hijo mayor. A medida que pasa el tiempo, sus nos se van reduciendo y puedes llevártelo más a tu terreno. Pero yo también me he sentido saturada. Me he dado cuenta que a medida que crecen y comprenden más tus palabras y tus actitudes, van mejorando, así que ánimos que pasará.

    ResponderEliminar
  2. Puff, cómo te comprendo. Yo llevo así meses, mi hijo tiene esa clase de personalidad. Hoy se ha quedado mi marido a solas con él, una hora, por la calle y cuando he vuelto me ha dicho: "he envejecido un año en este rato". Con eso te lo digo todo!! jajaja.

    Paciencia, yo respiro hondo veinte veces al día.

    ResponderEliminar
  3. Ayyy, cómo te comprendo. El mío con 18 meses ya está en esa fase... Hay días que me agota y como tú dices, estoy deseando que llegue su padre para tener un relevo. Es buscar estrategias continuamente para disminuir las rabietas.

    Yo hay días que lo llevo bien, me pongo en su lugar, lo comprendo, está descubriendo su propio mundo. Pero si estoy cansada...al final me agota!!

    Jeje, esta mañana le he dicho a mi chico, este crío me está consumiendo. También he adelgazado!!

    Lo del pañal es lo peor, nunca quiere. Yo ahora se lo cambio depie y así lo llevamos mejor, una rabieta menos.
    Lo de ponerle la chaqueta para ir a la calle...¡horroroso!...nunca quiere, se tira por el suelo.
    Paciencia y mucha paciencia, no nos queda otra. Y como nos dicen las mamás expertas, es una etapa que pasa.
    Besos y ánimo!

    ResponderEliminar
  4. Animo guapa y no te sientas mal xq haya ratos que no puedas mas. No hija es como era el tuyo de bebe, es totalmente demandante y hay veces que una ya no tiene mas fuerzas. Ya veras como poco a poco van pasando, mientras tanto intenta tener tu ratito para ti y que el papa se haga cargo... Muchos besitos guapa!!

    ResponderEliminar
  5. La mía está igual. Pocas veces dice que sí y suele ser con la cabeza. El otro día dijo que sí a algo y su padre y yo nos quedamos con la boca abierta. Esta niña sabe decir que sí!!! Es que a todo le dice que no y claro, pues se enfada y da patadas y esas cosas.

    Nosotros entendemos que es frustración y que es una forma de marcar límites, pero es que a veces saca de quicio!!!

    ResponderEliminar
  6. Pues yo estoy exactamente igual que tú desde hace varios meses, estos últimos 15 días con el buen tiempo ha sido una gozada y las rabietas se redujeron a poco más que el cambio de pañales, pero ahora que vuelve a hacer mal tiempo arrgggg una no sabe que inventar otra vez.

    ResponderEliminar
  7. Ahora estoy tirada en el sofá y agradeciendo el respiro que mi pequeña me da. A veces deseo que lleguen las nueve de la noche y se vaya a dormir para poder descansar. Realmente es duro,agotador y frustrante por no saber que hacer ante tanta negativa. Te sientes mal cuando se agota la paciencia, pero es que es agotador tener que pelear por todo. Esperemos que pronto pase y al menos aquí nos tenemos las unas a las otras para poder desahogarnos y ver que tu peque no se ha convertido en un demonio, sino que pasa por una etapa normal. Ánimos!

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por vuestros comentarios, la verdad es que me han servido al menos para saber que no estoy sola en esta guerra!!

    Hoy se ha ido el papi con el peque a casa de los abuelos y la verdad que he cargado las pilas un poco, a ver lo que duran.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Jeje, el mío estuvo ayer en casa de los abuelos con su padre y yo pude trabajar en casa tranquilamente casi 4 horas seguidas...¡no me lo podía creer!...qué bien va de vez en cuando, verdad?

    ResponderEliminar
  10. Siempre te digo lo mismo y supongo que no te ayuda en absoluto, pero es que por experiencia se que es así: es una etapa mas, desesperante para ti, pero necesaria para el y pasará como se pasan todas las demas, de verdad que si.
    Solo puedo recomendarte que si cuentas con la ayuda del papi o de la familia, intentes no sobrecargarte y cuando te sientas llegar al limite de la paciencia pide ayuda para un respiro de 20 minutos, por que cuanto mas nerviosa te sienta, mas inseguro (y culpable) se sentirá y la cosa irá empeorando.Piensa que ellos dependen 100% de nosotras, nos ven por dentro y cuando nos sienten mal, necesitan saber hasta donde estamos dispuestas a llegar, para aprender ellos sus limites y limitaciones...no es cuestion de cabezonería de tu hijo, aunque pueda influir su caracter, lo quu ahora esta haciendo el peque,lo hacen todos.
    Leyre es muy cabezota, ademas de muy resuelta y a mi me llega a desesperar, asi que intento minimizar riesgos: si quiere tocar la lavadora, me pongo con ella y tocamos los botones que se peuden tocar mientras le explico para que sirven:así pierde interes por ello por uqe ya ha visto que no hay nada estimulante en tocarlos...si loq ueire tocar es el horno, le explico que eso hace daño y no se peude tocar, inmediatamente se convierte en su objetivo y como por ahí no paso, pues solo me queda repetirselo una y otra vez y darle otra alternativa:"no puedes tocarlos, hace daño, me ayudas a doblar trapitos?" le abro el cajón de los trapos y sacarlos una y otra vez..no se quiere vestir tumbada? pues la visto y desvisto de pié...te mando un saco de paciencia y un super abrazo!!!

    ResponderEliminar
  11. JO, si que atravesamos situaciones parecidas!!! animo que lo superaremos!!!

    ResponderEliminar

Me encantaría saber que piensas, deja tu comentario!