pestañas

6 oct. 2011

Romper lazos

Cuando el peque empezó la guarde, o el "cole",como nosotros lo llamamos en casa, se me pasaron por la cabeza muchísimas ideas y un gran sentiemiento de pena que no sabía identificar. Era ímaginarle allí y se me saltaban las lágrimas, y no sabía bien porqué...
Hablando del tema con mi marido, me dí cuenta de lo que era...una gran angustia de separación...¿pero eso no lo tenían los bebés?

Necesito tiempo para estudiar, la oposición está ya convocada y necesito sacarla ya o pasar página. Teníamos que dejar al peque en la guarde, no podía seguir cargando a mi madre con su crianza, y además al tener que vivir en mi casa, se hacía un poco incomodo para todos...Además, la escuela que hemos elegido nos gusta mucho, el ambiente es muy familiar, tienen un gran respeto a los niños, los cuidan de maravilla, tengo una comunicación diaria con su educadora...vamos, una gozada...pero aún así la angustia me superaba, lo reconozco....

La relación que tenemos con nuestros hijos es curiosa. Cuando nacen un montón de vínculos te unen a él irremediablemente, como si fueran hilos o lazos, estás unida a él o a ella por múltiples lados. Es el instinto y sus necesidades lo que nos une.

Según va creciendo tienes que ir cortando hilos, soltando lazos, y eso es lo que a mi tanto me estaba costando...que dificil es que el pajarito poco a poco, muy poco a poco, salga volando del nido...le ves tan pequeño, tan frágil aún...

Me pregunto si las madres o los padres que no quieren coger a sus hijos en brazos por si se acostumbran, o que no quieren leerles un cuento al acostarse, o dormirles cantando canciones, no dar el pecho, no acurrucarles..., en el fondo, están utilizando un mecanismo de defensa, para no sufrir cuando tengan que dejarles solos, y a veces, por décimas de segundo, si eso es así, casi les entiendo, pero enseguida pasa otra idea por mi cabeza que me dice...¿no criar con apego para no sufrir? ¿para adelantarles a lo que les espera? ¡menuda tonteria!
Si encima que tengo que llevarle, antes de lo que me gustaría al "cole", me quitan todos los buenos momentos que hemos pasado juntos, ¿qué me queda? me sentiría muy vacía. Prefiero pasar unos días o semanas malas, que al final se pasan, porque ves que todo va bien y parece que llevara ya toda la vida yendo a la guardería, y listo.

Pero es curioso que la crianza ate tanto para luego tener que soltar amarras...y muy duro....lo que me queda por aprender...!!

3 comentarios:

  1. Y en la medida en la que sigas aprendiendo le regalaras un gran espacio a tu hijo para descrubir la vida por si solo¡¡¡ me encanta que aprendas¡¡ Y animo¡¡ no es fácil dejar de lado los hábitos que uno mismo ha vivido siempre. Tu niño tiene supervivencia para rato, jeje ;) podrá con todo¡¡

    ResponderEliminar
  2. Cuesta mucho ir separándose de ellos, dado entrada a otras personas a ese círculo tan pequeño...
    Cunado tengan novia nos vemos tirándonos de los pelos

    ResponderEliminar
  3. Una entrada muy interesante. Por ello, y con tu permiso, voy a incluirlo en nuestro blog (www.bebesymas.com). Muchas gracias

    ResponderEliminar

Me encantaría saber que piensas, deja tu comentario!