pestañas

25 de may. de 2012

Con los niños...¿todo vale?

El fin de semana pasado, la casualidad quiso que estuvieramos dos días en el teatro viendo dos obras infantiles. Creo que con el embarazo me he vuelto más crítica, porque estando allí pensaba...nos toman el pelo. Y es que tenia la sensación de que cuando se trata de niños, cualquier cosa vale...

La primera fue mejor que la segunda, que fue lamentable....La primera es la historia de un oso que no sabe rugir y decide que es mejor cantar. Mientras tanto intentan atraparle, pero haciendo un montón de  tonterías, pero sin mucha gracia para mi gusto. Era divertido, pero poco original. Los niños estaban encantados, podían además participar en la obra, y ellos encantados claro. Pero debe ser que ese día no estaba muy inspirada, lo reconozco...y salí con una sensación no muy buena, todo lo contrario de lo que me ha pasado otras veces...

Pero llegó el colmo de la cuestión, la obra del domingo. Dicen que es un musical, tampoco me espero el Rey León, no vayais a creer, me imagino que al ser una obra de teatro cantarán algo, no mucho, pero que habrá canciones. Esperaba que, aunque fueran pocas canciones, al menos cantaran afinando. Sí, sí, era vergonzoso. Yo creo que me pongo a cantar y lo hago mejor, en serio, no exagero. Y no era una canción, o dos, no, casi toda la obra eran canciones...vamos como un musical de verdad, pero con unos 8 actores aficionados. Me daba la sensación todo el rato de que estabamos en la función de un colegio. De esas que hacen gratis en el festival de teatro de mi localidad o con un precio simbólico, no por 12 euros por persona, que es lo que costaba esta obra.

La historia...pues bueno, una ciudad sometida por un tirano que les obliga a trabajar tanto que se olvidan de su lado creativo, y para salir de esa situación llaman a una maga, que hace magia con una luz roja (poco más, no esperéis que os cuente que hizo algún truco de magia mas), y consigue que el tirano cuando ve esa luz, cambie de idea y hasta se enamore de la maga...Me parece a mi que los niños como el mio, con 3 años, no entendieron mucho de que iba la cosa...

Así que como veis un poco desastre...y en este caso no era mi embarazo, porque el resto de los padres estaban como nosotros, alucinados, sin poder levantarnos por miedo a que los niños no entendieran nada. Tanto es así, que muchas veces nos pedían los aplausos...terminaban de cantar una canción, y no hacíamos mas que mirarnos unos a otros...

Los niños son el público del futuro, este tipo de espectáculos deberían cuidarse mucho, mostrar algo que de verdad valga la pena, que además, a los padres nos cuesta mucho esfuerzo acercar a los niños al teatro, para que el día de mañana acudan a este tipo de entretenimiento. Es cierto, el humor es relativo, la originalidad es dificil de conseguir en un mundo donde todo esta inventado, la creatividad parece que también está en crisis, pero nunca debemos dejar de ser profesionales en lo que hacemos, ni siquiera cuando hacemos algo para los niños.

1 comentario:

  1. Jo, qué pena que fuera así!! Es verdad que hay que ser profesionales y hacerlo bien. Nosotros hemos tenido suerte y casi todas las producciones que hemos visto nos han gustado. Supongo que algún día nos pasará. Un besico!

    ResponderEliminar

Me encantaría saber que piensas, deja tu comentario!