pestañas

21 feb. 2011

¡Cómo le gusta la fruta!

La comida nunca ha sido un problema para mi peque. Le gusta todo. Cuando empezamos con la teta era un tragoncete, me costó mucho adaptar la teta a su demanda, muchas horas pegadita a él, muchas noches en vela. Cuando empezamos con la fruta, sólo le daba una cucharadita, empezamos una a una, pero había algunas frutas que solas no le gustaban, así que decidí mezclarlo todo. Total, eran solo tres frutas, naranja, pera, y manzana o platano. Le empezó a gustar un poquito más, y poco a poco se tomaba unos platos contundentes.

El año pasado en la época de las fresas aún no había cumplido el año, y no pudimos darselas a probar, pero este año, en un supermercado, le ofrecieron un trocito y le decía a la chica, "mas", "mas", la pobre casi termina el plato que llevaba con él.

Así que el viernes en el mercadillo compré fresas (por fin estaban a un precio decente) y las preparé. El domingo estaban ya muy dulces, de estar varios días con el azúcar, y de postre se tomó un buen plato. En la merienda, le digo, ¿quieres fruta? y dice, "siiiiii, seesas, seesas". Estas no estaban preparadas, y solamente limpias, sin azúcar ni nada, se las zampó con unas ganas, con una satifacción...¡con lo ácidas que están!

No sé si es que nos cambian los sabores según nos hacemos mayores, pero ahora los sabores ácidos no los soporto, así que hay muchas frutas que no me gustan o que tengo que endulzarlas para comermelas. Lo mismo me pasa con los tomates. Y no los recordaba así, recuerdo estos alimentos más dulces...me gustaban mucho las fresas de pequeña pero ahora así solas, no las soporto.

La fruta no se deja madurar como se debería, toda se recoge antes para guardarla en camaras y que aguante mas tiempo...lo cual les quita sabor y no digamos vitaminas. Es una pena que mi hijo no pueda probar la fruta tal y como yo la saboreaba...que esté educando su paladar al sabor ácido de la fresa, cuando es dulce con un toque de acidez, o que no sepa que el tomate tiene un sabor más intenso.

Echo de menos tener un huerto, cultivar mis propias frutas y verduras, no tiene ni punto de comparación con lo que compramos en el supermercado. En algunos municipios de mi provincia los ayuntamientos alquilan terrenos para cultivar, siempre que sean para autoconsumo. Pero a mi me pilla muy lejos. Ya podrían coger ejemplo otros municipios cercanos a mi zona.

¡Tantos sueños por cumplir, alguno se ha de vivir!! (es la letra de una canción de Presuntos Implicados, que me encanta!)

PD. Estamos teniendo avances con el tema de compartir, le dices...

yo: Peque, ¿que es compartir?

Peque:  "eee niños coches"

yo: ¿Le vas a dejar tus coches a los niños?

Peque: "sí, uno"

La teoría se la sabe, veremos a ver la práctica.








12 comentarios:

  1. Aqui tenemos todo de la huerta, gracias a los abuelos y a mi suegra, y claro que no hay ni comparación con lo del supermercado.

    Respeco a lo de la fruta, que suerte, mi pequeña no la toca, parece que le da alergia solo tenerla cerca, en cambio la mediana come cualquier tipo de fruta, le encanta y la mayor, la come, pero ni le va ni le viene.

    Y suerte con lo de compartir, es algo dificil de entender,jajaja

    ResponderEliminar
  2. A mi este embarazo me ha dado por la granada, pero ya no es época :'(

    Me encantan las fresas, pero son muy alérgicas, así que no las como por si me da alguna reacción, que ya con el PUPPE tengo de sobra. En cuanto dé a luz, me voy a comprar una caja!!!

    ResponderEliminar
  3. Nos vamos a tener que ir al huerto de Leia, que ahí sí que salen frutas ricas, eh?! jaja

    ResponderEliminar
  4. Es una suerte cuando a los niños les gusta la fruta. Tenemos mucho ganado! La conversación de los coches me ha gustado mucho. Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Jejeje va a compartir UN coche pero se va a llevar unos cuantos Jejeje!! Mi hija probo el sábado la papilla de frutas, plátano, pera y naranja; le gusto comió varias cucharadas. Ya se la habíamos dado las frutas por separado y sabíamos que el sabor le gustaba. A ver como sigue!! Un besito

    ResponderEliminar
  6. Ainsss, tu eres de las mías, con la ilusión de tener un huerto. Bueno alguna vez se cumplirá no?? Yo lo voy a intentar, no sé aún cómo, pero lo voy a intentar.

    Sobre lo de compartir, todo se andará. Mi hijo no compartía NADA, cuando digo nada, es NADA. Ir al parque era muy traumático porque él quería jugar a su aire, no compartía pero tampoco quitaba, pero no todos eran así.
    Poco a poco comenzó a comprender que era más ventajoso dejar algo que él tenía siempre a cambio de jugar con otras cosas totalmente nuevas. Cuando comprenden eso, comparten que se las pelan!!!

    A día de hoy no tengo problemas en ese sentido, quien me lo iba a decir!! Con lo que me ha hecho pasar!!

    Pero tranquila con tu peque, está en una edad complicada para él,..., y para ti. Tu háblale mucho, hazle entender, pero no le fuerces a compartir. Créeme si te digo que con el tiempo lo hará, si la teoría la tiene clara.

    ResponderEliminar
  7. Al mío nunca le ha gustado la fruta, se la come en papilla desde los 8/9 meses antes era un suplicio, pero la pieza a trocitos no hay forma.
    Yo tengo suerte porque mis padres tienen árboles frutales en el pueblo y si que puedo probar la fruta recién cogida, y las fresas de allí son una delicia.

    ResponderEliminar
  8. Qué bien que le guste la fruta!
    Yo ya he empezado a comer fresas, me encantan!

    ResponderEliminar
  9. A Papi y a mi la fruta como q no. Afortunadamente al peque le encanta.
    En cuanto a lo de compartir nosotros estamos igual, en la tarea de enseñar a Julito q las cosas son de todos.
    Animo!

    ResponderEliminar
  10. A mi hija le ocurre un fenómeno paranormal: cuando le doy yo la papilla de fruta, no la quiere; cuando la dejo alguna tarde con mi suegra, al volver me dice que se la ha comido toda!!!!!! Qué rabia me da ;-)

    ResponderEliminar
  11. Jo, es verdad, no hay ni comparación. Nosotros en época estival tenemos huerto, y por ejemplo los tomates tienen un sabor mucho mejor.
    La fruta la compramos en un mercado muy grande, es mucho mejor que la del supermercado, procuramos comprar sólo lo de temporaa. Otra opción es comprar directamente a agricultores ecológicos, aunque sale un poco carillo la calidad es buenísima, sobre todo el sabor... no tiene nada que ver!
    Qué suerte tenemos con que nuestros peques no tengan problemas para comer, es una gran tranquilidad, verdad?
    Un besico.

    ResponderEliminar

Me encantaría saber que piensas, deja tu comentario!