pestañas

20 feb. 2011

El efecto de un bofetón o un cachete

Estamos preocupados por las nuevas facetas del carácter del peque. Como ya he comentado, la busqueda de su autonomía y el afianzamiento de su personalidad  nos están trayendo de cabeza. Estamos hablando mucho sobre la manera de tratarlo mejor, intentado entender porqué lo hace, y buscando formas de corregirlo sin que sean traumáticas. O al menos sin que las recuerde toda su vida.

Una de las cosas en las que estamos de acuerdo es en no usar el castigo fisico o psicológico. El uso del bofetón o el cachete para mí no está justificado, salvo ufff, no sé, algo gordísimo, como que esté en plena rabieta y quiera cruzar una calle, y quieras conseguir un efecto inmediato. Pero aún así, creo que intentaría alguna otra cosa antes. A mí me educaron bajo el yugo de el bofeton ,el cachete y el castigo, y creo que no es la forma adecuada de criar y además, marca para siempre.

Anoche hablaba con mi madre por teléfono, ella me dá sus puntos de vista, son diferentes, y me sirven para encontrar un término medio. Salió en la conversación, según mi madre, la única rabieta gorda que he tenido. Al parecer quería montar en un caballito de esos que echas una moneda y se mueve, y ella tenía que entrar a comprar en el mercado. Quizás tenía prisa, estaba nerviosa, yo llevaba un día muy malo...el caso es que me dió un cachete en el culete. Ella dice que yo no era muy mayor, que quizás cuatro o cinco años...y es curioso, ¡me acuerdo perfectamente!!!  Es algo que no se me ha olvidado nunca...aquella humillación, el dolor, que mi madre me pegara, (la verdad que pocas veces lo hizo ella...), debió ser algo que me marcó, porque ya os digo que lo recuerdo como si fuera ayer.

Creo en una educación basada en el respeto, en el ejemplo, en la comprensión, lo que pasa que a estas edades tan tempranas es dificil que entiendan algo rápido. Intentamos que las cosas sean como un juego para él y que casi sin darse cuenta entienda lo que está bien y lo que está mal, cuales son las consecuencias de sus actos, como comportarse ante determinadas situaciones.

Aún así tengo que reconocer que estamos muy perdidos, no hemos visto ejemplos en la familia que nos permitan reconocer cuál es el camino correcto, y aquí estamos basándonos en la intuición o en nuestro sentido común...en nuestro criterio. Estoy segura de que nos equivocaremos muchas veces, pero no me gusta nada la idea de que mi hijo recuerde algo de su infancia parecido a lo que yo recuerdo.


13 comentarios:

  1. Yo algún cachete les doy, pero es más de resbalón, y jugando que un cachete fuerte ¿me entiendes?...no las castigo con cachete, no se lo doy fuerte, es en plan broma, que ni les duele a ellas ni a mi, y en casa, cuando estan subidas en una silla intentando coger algo o estan haciendo algo que no deben, no va en serio, en plan te pego un buen cachete y no te vuelves a subir....¿no se si me he explicado?, lo que suelo hacer es castigarlas en la silla un ratito, las aviso dos o tres veces, a veces más, y si no se dan por enteradas, las siento un minuto o dos en la silla...para aquel momento es efectivo, pero yo tampoco conozco a gente que me enseñe ningun criterio.

    ResponderEliminar
  2. vaya lío he escrito y creo que no me he explicado bien,jajaja, lo siento ;D

    ResponderEliminar
  3. Es difícil cuando entran en el momento por el que está pasando tu peque, sí. Uno no sabe si hace bien, si hace mal, o qué hacer.

    Los cachetes no solucionan nada. Yo me confieso, alguna vez se me ha escapado, en un punto de desesperación, no me justifico, me confieso. Y ¿arreglar o mejorar? en absoluto, no valen, son detestables y generan un sentimiento de...... no comprender nada.

    Lo mejor, seguir una línea, mucha paciencia, ser firmes, poco a poco mejorará.

    Mucho ánimo.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo contigo, las madres y padres aprendemos con nuestra propia experiencia y a veces, lógico, nos equivocamos. Uno de mis argumentos con mi hijo mayor es decirle que si yo no le insulto, él no me insulte, que si yo no le pego, el no me peque, etc. Parece que lo entiende, así que intento reprimir mis institntos en momentos muy desesperados porque entonces mis argumentos se desmontan. Referente al castigo psicológico, si te refieres al insulto, a mi me dijeron en una charla del colegio que habia de incidir en el hecho y no en el niño, en vez de decir que era un guarro, por ejemplo, decirle que lo que hacía era una guarrada. Aunque estoy contigo que a veces es difícil mantener la compostura!Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Yo tampoco soy partidaria de los cachetes o bofetones. Mi padre era bastante asiduo a ellos y a sus amenazas y lo recuerdo con bastante dolor. La época que estáis pasando con el peke esta siendo dura pero creo que con muuuucha paciencia, cariño, explicandole las cosas en la medida de lo posible y siendo firmes en lo que consideréis oportuno, va a pasar y todo va a mejorar ya veras. Mucho animo guapa!!

    ResponderEliminar
  6. Vaya cómo te comprendo! mi chico tiene 18 meses y vaya carácter! se tira al suelo para q no le ponga el abrigo, lanza las cosas cuando no las quiere, grita cuando no quiere ver lo que hay en la tele,.. es un poco desesperante, y haber pasado ya otras 2 veces por esto no ayuda para nada, porque lo q vale con uno no vale con otro. Lo mejor es mantener la calma, repetirles la orden un par de veces y si ves q estás a puntito de perder la paciencia a mi me funciona salir de la habitación. Otras veces me funciona montarles yo una pataleta en plan broma: a veces se quedan parados de la sorpresa y otras se ríen y se les pasa... otras veces tb funciona cambiarles bruscamente de tema, distraerles con otra cosa... pero siempre procura mantenerte firme. Desde luego q todo esto es más fácil decirlo q hacerlo, pero según tu estado de ánimo y las fuerzas físicas q te queden en ese momento piues ya vas eligiendo una u otra cosa. Ánimo y a por ellos, jeje!

    ResponderEliminar
  7. Pues la verdad es que es difícil, nosotros llevamos ahora un par de semanas que apenas tenemos rabietas, el peque ha cambiado espectacularmente de montar el pollo cada 20 minutos a nada, espero que nos dure mucho, así que ánimo que todo pasará

    ResponderEliminar
  8. Estoy de acuerdo contigo. Mis padres apenas me pegaron un par de veces que yo recuerde pero me humillaron unas cuantas más, recuerdo ambas cosas. Así que estoy muy de acuerdo.

    ResponderEliminar
  9. Comparto totalmente tu opinión. Lo que pasa es que este camino es el más difícil, porque no tenemos muchos ejemplos que nos enseñen cómo hacerlo, y porque, no nos engañemos, razonar con niños tan pequeños, casi bebés, es muy complicado. En una reunión de madres pregunté por este tema, y me dijeron que lo que importa más a esas edades es el ejemplo que les damos, que ellos actúan por imitación. Así que lo que dice Sandra me parece muy acertado. Ánimo!

    ResponderEliminar
  10. Cartafol, cada uno usamos los métodos que mejor nos van en cada momento. Creo que te he entendido lo que quieres decir, hay que usar todas las cosas que nos vayan bien en cada momento...y tu tienes tres nenas!!

    Belén, yo estoy mas perdida que un pulpo en un garaje, supongo que ña paciencia y la firmeza, como dices, deben ser ahora mis lemas.

    Sandra, es cierto, con el ejemplo se enseñan mas cosas de que lo creemos. Es dificil mantener la compostura siempre, no somos perfectos.

    María, eso intentaremos, a ver como lo llevamos.

    Porfinyomisma, cuando están con la rabieta es cierto que lo mejor es distraer su atención, yo también lo intento con mil formulas. Lo de mantenerme firme he visto que es algo que me decis todas...voy a tener que aplicarme en esto...

    Mischicos y yo,que bien!! que dure, que dure!

    Mama cc, sean muchas o pocas las humillaciones marcan.

    Mamaymuchascosasmas, razonar con niños es cierto que es complicado, pero entienden mas cosas de las que pensamos. Mañana o pasado publicaré una entrada sobre eso.

    ResponderEliminar
  11. Es tan complicado... pero estás haciendo muy bien dejándote guiar por tus instintos.

    ResponderEliminar
  12. Es una opinión más pero me gustaría dártela. Es muy positivo que antes de que ocurran hechos desagradables para vosotros y para el peque, esteis hablando de la educación de vuestro hijo y tratando de dar con un punto en común. Tratar de comprender el comportamiento de vuestro hijo también os acerca a tolerar sus acciones que no siempre son las que queremos pero sí las normales para un niño de su edad, que con sus rabietas está comenzando a comprender el mundo y afianzar su personalidad. De ahí vuestra comprensión infinita a esta etapa.
    Creo que está muy bien que querais evitar riñas y acciones fáciles en las que podría caer el adulto, tener muy claro lo que no quereis hacer.
    Pero veo mucho más importante pensar en lo que sí debeis hacer. Educación en positivo que ahorra en muchos casos muchos disgustos, y muchas personas, no caemos en ello en determinadas situaciones. Si fomentas buenas acciones, pocas frustraciones ( las justas) le entiendes, le das su tiempo, compartes sus cosas, le das el aprendizaje que requiere, no le modelas con estilos de comportamiento inadecuado ( no gritos, no peleas papis),etc. evitas muchos problemas y no llegarias a una situación en la que plantearte si darle un cachete o no. ( o por lo menos sucedería en un menor número de las situaciones).
    Preocuparnos en lo positivo mas que hacer un planning de lo que haría si hiciera algo malo.
    Y creo que tomando esa idea, los traumas no llegan, porque tienes un respaldo enorme.
    Has hablado con tu hermana el tema de las pataletas? Mantenerse firme, primera pauta a tener en cuenta, incidir en lo que ha ocurrido no achacarlo a nuestro peque, pocas palabras bastan durante la rabieta, pero sí una explicación clara cuando se calme, son peques pero pueden ir entendiendo,
    hablarle siempre...

    ResponderEliminar
  13. Opino como tú, en nuestra idea de educar no entran los cachetes ni bofetadas. Yo también confieso que un momento de desesperación se me fue un poco la mano y me sentí fatal. Fui débil, eso es lo más fácil para desahogarte. Creo que los cachetes sólo sirven para descargar tu rabia, no para educar. No aportan nada positivo. Yo también estoy en un punto en el que pienso que tal vez me haya equivocado en como educo a mi niña. Hasta ahora estaba contenta, creía que no lo hacía tan mal porque mi niña era un encanto. Ahora es una rebelde que no me hace caso y se ha vuelto mandona. Sé que es una etapa y que pasará, pero mi marido y yo estamos desesperados.

    ResponderEliminar

Me encantaría saber que piensas, deja tu comentario!